Existen distintos tipos de aceite de oliva . Aunque a simple vista parecen similares, la verdad es que existen grandes diferencias entre ellos. Los tipos se pueden categorizar dependiendo del proceso de extracción del aceite, así como de sus características y de su acidez. En Bioole te damos las claves para saber diferenciar un aceite de otro.

Guía para diferenciar los tipos de aceite de oliva

El aceite de oliva virgen es el obtenido del fruto del olivo únicamente por procedimientos mecánicos o por otros medios físicos. Se obtiene en condiciones especialmente térmicas, con el objetivo de evitar la alteración del aceite. Para ser un buen producto no debe tener más tratamiento que el lavado, la decantación, la centrifugación y el filtrado.

Según el trata que recibe el productos e obtienen distintos tipos de aceites, de mayor a menor calidad. Los factores que intervienen en dicha calidad van desde la recolección, al transporte de las aceitunas, así como la entrada a la Almazara (es el lugar, molino o industria donde se obtiene el aceite a partir de la oliva o aceituna). Los tipos que se pueden obtener son aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva virgen, aceite de oliva virgen corriente y aceite de oliva virgen lampante.

Aceite de oliva virgen extra

El término virgen hace referencia al hecho de que no hay ningún tipo de intervención química. El aceite de oliva virgen extra es el que presenta unos resultados óptimos tanto en el análisis químico, como en el sensorial. La acidez libre expresada en ácido oleico debe ser como máximo de 1 gramo por 100 gramos. Se suele destinar fundamentalmente al consumo en crudo. En Bioole encontrarás gran variedad de aceites virgen extra y ecológicos, unos productos inmejorables.

Aceite de oliva virgen

El aceite de oliva virgen, sin ser el óptimo, es aún un buen producto. Con defectos casi imperceptibles. La acidez libre expresada en ácido oleico debe ser como máximo de 2 gramos por 100 gramos. Se suele utilizar tanto en crudo como para fritura.

Aceite de oliva virgen corriente

El aceite de oliva virgen corriente, es aquel cuya acidez libre expresada en ácido oleico sea como máximo de 3,3 gramos por 100 gramos, con un buen aroma y sabor.

Aceite de oliva virgen lampante

El aceite de oliva virgen lampante, es el de peor calidad de los cuatro. Presenta un olor y sabor claramente inadmisible, junto a un análisis químico con valores inadecuados. Su acidez libre expresada en ácido oleico es superior a 3,3 gramos por 100 gramos. Este aceite no es apto para el consumo en la forma en que se obtiene. Se utiliza refinado o para aplicaciones técnicas.