Se puede elaborar un aceite para un plato concreto, incluso para un postre. Sólo hay que saber cuándo recoger la cosecha, comprender los procesos químicos que se dan en cada variedad de oliva y hacer un buen uso de la tecnología en función del resultado que se persiga.

Leer más