Los frutos secos han estado siempre presentes en la alimentación de diferentes culturas. Siempre se han utilizado como alimentos fundamentalmente energéticos, ya los griegos y romanos los consumían para poder aguantar las largas jornadas de trabajo en el campo. En la actualidad, siguen formando parte de la gastronomía tradicional de muchos países. Las propiedades nutricionales de los frutos secos son indiscutibles, pero además tienen reconocidas propiedades cardiosaludables.

Leer más